martes, 11 de abril de 2017

Martes Santo de Lágrimas.

Y al fin es Martes Santo.






Y llegó el día, un año más. Un nuevo martes de Lágrimas.

El largo viaje de Nuestra Madre buscando a su hijo, nuestro Señor, que aguarda dentro de Santa Isabel de Portugal. Un martes más para llegar a cristo , por María.

Un martes más se teñirá Zaragoza de sur a a norte , de morado y blanco.

De insinuantes eses cargados, de eses surcando las calles , las eses silbantes como cuando dices " seguro que así se hacía antes" . Como las de las Lágrimas de Nuestra Señora surcando sus mejillas. Esas lágrimas que no saben a sal, sino a cristal sopladas en la fragua de Vulcano, donde nace el dolor, llenas de pena y amor, saben  esa desesperación sabida de la que ha visto perder la vida a su hijo y no guarda rencor.

Un año más los hijos del viento salen a la calle.


Contra el viento y las mareas. Ambos quisieran tumbarnos.


Hoy los hijos del viento saldrán a la calle , a golpear con sus mazas y baquetas y llamar con sus corazones a las mismísimas puertas del cielo, para clamar ante el mundo entero que  su ruido es la forma que tiene este pueblo de rezarle a Jesús, el  que fuera nazareno.
Hoy el cierzo se llevará los sones y los esparcirá por los rincones de la ciudad que quiero.

Hoy,  y el Jueves Santo, los hijos de aquellos Luises cumplirán con honor lo que prometieron.
Sacar a la calle los misterios para que recen aquellos que nunca antes quisieron, o a los que se les olvidó hacerlo, es la misión.

Y aquí un nuevo Cirineo para ayudar con ello , ayudar a mis hermanos y hermanas, los hijos del viento. Honrados cofrades del valle del Ebro.













miércoles, 5 de abril de 2017

Sangre, General, y un cuaderno.



A las puertas de la Semana
que todos esperamos,
para llamar otro año más.
Cuatro centenas quitando las cadenas
 de las puertas del alma ,
procesionando y manteniendo,
peleando, recogiendo cuerpos,
balas esquivando.
Enseñando a rezar en la calle,
 Inmensa labor pastoral,
la que viene haciendo,
La Sangre de Cristo en Zaragoza,
desde hace cientos.


Una silla de madera, plegable que había costado dos boletos de nosecuantas pesetas. los boletos eran verdes, como de esos del cine. Un pirulí de caramelo, al lado de mi abuelo, sentado, esperando.
Tenía un cuaderno de notas, que "blog" llaman ahora, de espiral, octavilla y cuadros. Un bolígrafo bic que no era ni naranja ni de cristal, era de propaganda. Calor. Viernes Santo y yo era niño. Plaza del Carbón. Eran los años  80 . Dibujé , y escribí todo lo que pasó delante mío aquella tarde, y lo que no me lo inventé.
Delante nuestro se aparecieron todos los misterios de la pasión, muerte, más muerte, y resurrección de Cristo nuestro señor. Claro, era la General.
Después, cuando lo contara en Jaén, me dirían que en Úbeda también la hay, pero no tan grande, remataba. Porque está aquí, en mi cuaderno, lleno.
Pintaba los estandartes, colores de los hábitos, instrumentos, describía los pasos. Y por fin tenían orden. No entendía por qué un lunes pudiera ver un crucificado si murió un viernes. La Cena el miércoles, no? Con, el Huerto, y Preso y azotado el jueves, ya de madrugada lo llevaban al Calvario, donde el Cirineo le ayudaba. Pero ahí estaba el orden.

Y por último, una cama. La gente en pie para ver al Señor de Zaragoza, que no era el hombre que saludaba con la mirada, media sonrisa y llevaba una banda roja cruzada con el escudo de la Muy Noble y Muy Heróica.
El señor de Zaragoza iba postrado en una cama, con manta. Amorosamente acostado y cubierto, como sólo una madre puede hacer cuando tapa al hijo febril una noche de invierno.
Unos hombres de negro, lo protegían. Y esa imagen helaba la sangre, porque infundía respeto por si misma . Respeto y silencio.
Ese hombre estaba ahí, humano, muerto.
No oía los tambores, Él seguro que sí.

Y prometí acompañarle un día . Mi abuelo, jiennense, me dijo que si acompañaba al Nazareno de mi pueblo era lo mismo, que eran la misma persona. No lo entendía. Ni yo.

Este Viernes Santo le acompañaré por primera vez, treinta años después. Desde el misterio del Descendimiento, que sacaran los Luises años ha, protegidos por la multitud, de la multitud.

Ya no hay ni abuelo, ni cuaderno.

Pero hay "blog".

Y cuando todos nosotros no estemos si quiera, Él seguirá ahí en su cama . Sus Hermanos custodiándolo.

 Helando la sangre para hacernos pensar a todos.

Escuchando el eco de los tambores, que suenan porque esta Hermandad originó esta pasión de la que disfruta la inmortal Caesaraugusta.

 Ellos son   La Sangre de Cristo.




lunes, 3 de abril de 2017

Medallas, Hermanos y palabras cedidas


 Tenía pensado escribir algo sobre la cremonia de imposición de medallas, y en la cual se me aceptó como Hermano del Descendimiento.

Lo curioso es leer a un hermano que también estuvo en esa ceremonia, y ha escrito algo en su Facebook que describe a la perfección, palabra por palabra, lo que allí sentimos.
No hay mejor manera que reconocerlo pidiéndole permiso para pegar esas palabras aquí, en Cirio y Cirineo, y de esta forma compartirlas con el mundo.

El Hermano Cofrade se llama David Mármol, y entre otras cosas, es un fantástico fotógrafo.

Gracias David, gracias Hermanos del Descendimiento.


Foto, David Mármol






"La medalla en mis manos pesaba demasiado. Puesto en pie, en el banco de la Iglesia pasan mil cosas por la cabeza.
¿Que hago yo aquí rodeado de extraños? ¿Seré digno? ¿Tendré fuerzas para llevar con orgullo el nombre de mi cofradia? ¿Me aceptarán con cariño o seré ignorado?
En definitiva ¿Es esto para mí?; cuestiones que estaban muy claras hace escasos minutos volvían a mi cabeza para atormentarme.
Miro a mi derecha y veo un hombre maduro; está tranquilo, sereno, paciente, me da fuerza verle así. Miro a mi izquierda y veo a una mujer joven con dos preciosas niñas; las tres felices, con ilusión y me hacen sentir alegría de compartir ese momento con todos.
Poco a poco se va desgranando la lista de nombres y de repente escucho el mío. La visión se me vuelve borrosa; se lo que hay que hacer. Me levanto y acudo delante del altar, voy como en una nube, siento pena por quienes no están a mi lado y una inmensa gratitud por quienes me han de acompañar en este momento único y especial.
Noto dos manos en mis hombros y levanto la pesada medalla y alzo la vista.
De repente veo la sonrisa sincera del cura dándome la enhorabuena. El abrazo y los apretones de manos del los dos hermanos que le acompañan y que también me felicitan.
Doy la vuelta de regreso a mi puesto y se va aclarando la vista, la cabeza se centra y de repente la pesada medalla que era una carga... cuelga de mi cuello con ligereza. Todos los pensamientos que nublaban mi mente ya no están.
Soy un hermano del Descendimiento, yo lo he elegido, siento que es algo bueno y que sin duda me hará mejor.
La medalla en mis manos era muy pesada, ahora, sobre mi cuello; la siento ligera y me da fuerza.
Al entrar he visto grupos de amigos, familias, conocidos en grupos... y me he sentido solo, pequeño. Al salir era distinto, era un amigo, un hermano, un conocido más.
Gente que no me conoce de nada se han acercado. Me han dado dos besos y me han dado la bienvenida; gente que no saben nada de mí pero que me aceptan, como uno más sin pedir nada y ofreciendo todo.
Gracias de corazón a TODOS por acogerme en esta familia."

martes, 21 de marzo de 2017

Procesiones y Vía Crucis

Aquí os los carteles de los diferentes actos procesionales programados para esta Semana Santa por parte de mi cofradía ; el  Descendimiento.


En estos días de recogimiento interior, penitencia y hermandad, os invitamos a participar de ellos, en las misas, acompañando, rezando, disfrutando.















Itinerario de la procesión del Martes Santo , Procesión de las Lágrimas:


Padre Arrupe (antigua Cardenal Gomá), Gonzalo Calamita, Paseo Isabel la Católica, (ocupando todos los carriles, Hospital Miguel Servet (entrega de flores al Capellán), Manuel Lasala, Luis Vives, Santa Teresa de Jesús (contra dirección), Colegio La Salle-Gran Vía, (Fachada del Colegio La Salle-Gran Vía (Predicación 2ª Lágrima 22,30 h.), Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Latassa, Avenida Goya (rodeando la Estación de cercanías), Martín Ruiz Anglada, Gran Vía, Lagasca, cruce de Pº Sagasta, León XIII, Madre Vedruna, San Ignacio de Loyola (contra dirección), cruzar Constitución, Isaac Peral, Joaquín Costa, Plaza Santa Engracia (Predicación 3ª Lágrima 23,55), Independencia (procesionando por el ancho de la acera), Plaza de España, Coso (Predicación 4ª Lágrima 00,45 h), Alfonso I, Manifestación, Plaza del Justicia, finalizando en la Iglesia de Santa Isabel de Portugal (Predicación de la 5ª Lágrima, 01,30 h.).





Itinerario de la procesión del Jueves Santo, (Procesión Titular del Descendimiento) :


Plaza del Justicia, Manifestación (20,40 h), Espoz y Mina, D. Jaime I, Plaza de la Seo (21,15 horas), Ramón Cuellar, Cisne, Dormer, Mayor, San Vicente de Paúl, Don Juan de Aragón, Martín Carrillo, Portada de la Iglesia de la Magdalena (Predicación del Descendimiento 21:45), Coso (ocupando todos los carriles), San Jorge, D. Jaime I (22,20 h), Coso, Plaza de España, Coso, Alfonso I, Manifestación, Plaza del Justicia (23,20 horas), finalizando en la Iglesia de Santa Isabel de Portugal (23,45 horas).



A Cristo por María.



sábado, 11 de marzo de 2017

Pesos, Pasos, y Medallas

Y al final el Pescador cogió la barca y se fue.


Pero aquí seguimos en la orilla todavía algunos y debemos continuar por aquellos que nos enseñaron.

Retomamos un año más este, como le llaman algunos, " Cuaresmático" blog, con novedades que contaros, renovadas ilusiones y sensaciones encontradas. Pero vayamos a por ello y no optemos por abandonarnos en los brazos de morfeo.



Como Howard Carter el 4 de noviembre de 1922 ante las puertas de la tumba de Tutankamón. la misma cara de emoción traía en la puerta de la sala de conferencias de mi querido colegio.
Como quien vuelve a la casa de infancia y encuentra de nuevo aquellos juguetes que le transportaron a otros mundos.
Como el que camina pasos que ya pasaron.
Así voy por el cole. Abriendo puertas, y cerrando heridas. Acogido por brazos amigos y, curiosa coincidencia, de morados hábitos.

Hemos espantado al invierno a golpe de maza, rítmicamente, a fuerza de sonar los parches. Hasta que ha llegado el sol de buena primavera, el sol del despertar de primavera. La primavera representa el nacimiento, y para los cristianos, la muerte, que termina en resurrección. Será por eso que a veces llueve. Viento, lluvia, sol y polvo en el valle del ebro.
El cierzo levanta y aclara mi cuaresma.

Ahora percuto el timbal, orgulloso, del Descendimiento.

Y de repente estás en medio de la tormenta. Te sientes a gusto dentro de una tormenta ensordecedora, terrible y dulce, machacante, intuitiva, acompasada, corpórea, pesada. Torbellino. Estás perdido, ahogándote. Aunque estás agarrado a un cilindro de madera, sientes que te ahogas, Muchos días.
Llega uno de ellos donde todo cobra sentido, flotas. paseas suave y ligero sobre las marchas , dominas la tempestad.

En este cóctel de emociones no hay delicadeza. Raspa como lija, como flagellum en carne divina. Este año querré estar en dos sitios a la vez. Sólo puede hacerse en espíritu. Pero he elegido beber de este cáliz, que nos es amargo, por Dios, pero pesado. Por Dios.

Caminar lento, de mirada perdida allí lejos. Cargando otro peso. Portando dos medallas.

Quizá quiera aprender a echar de menos, o quizá quiera abrir la puerta que aún me quedaba cerrada. Una puerta que estaba justo delante , y que daba miedo traspasar . Ahora ha llegado el momento, ahora es el día.

Feliz Cuaresma, nos seguimos, un año más .

sábado, 20 de febrero de 2016

El Pescador

El pescador anda despacio, sin reblar, como se dice en Aragón. Con paso y decisión firme hacia el triunfo y sin mirar atrás, porque la Juana Bautista no le deja y porque él no se deja arrastrar por la corriente.

Con su paso firme, sereno, sencillo y sabio, de tantos años cargando con la madre de Dios, está dispuesto a decir que él no se para a mitad, porque nunca lo ha hecho, y porque no sabe hacerlo de otra forma.

Con la paciencia del que ensarta un gusano en un anzuelo, del que espera minutos y horas sentado en una silla mirando el mar, la luna y las estrellas, en el mismísimo patio de su fabriquilla de sueños.

Con la ayuda de su inseparable cirinea, incansable, aguantando la cruz, la cruz del apellido de la santa que duerme en la capilla sevillana donde la tita monja.

El pescador es ilusión pura.

El pescador lleva enseñando muchos años lo que hoy demuestra.

El pescador es incansable

El pescador tiene hilo y carrete para aguantar la pieza. Tiene zapatilla y costal para aguantar la procesión, por dentro y por fuera y por todos los costaos. Y puede hacer el recorrido con los ojos cerraos porque no se va a perder. Sus ojos son también los de Santa Lucía, que también le guían.

El pescador se mece entre cármenes y sones marineros, entre olivares y saetas. Con paso sabio y decidido, como digo.

El pescador no quiere que haya nadie detrás, los quiere a los lados. Aquí estamos con el cuaderno apuntando y aprendiendo desde hace tiempo. Todos por igual!

El pescador tiene el barco lleno.

El pescador es mi tío, en quien confío. Y aquí estamos para meter todos el hombro junto a tí en la trabajadera. Y para sentarnos al lado mientras pican los sargos, los besugos y las herreras.

El pescador no es el único que pelea como aquél al que honra durante la Semana Santa, los hay a miles, miles de Semanas Santas, y Años Santos y a todos les mandamos el apoyo.


El pescador, como digo, es el culpable de que este blog, y otras tantas y tantas cosas, existan.











domingo, 14 de febrero de 2016

Ruta Cofrade, Rosa, y el sol de mediodía

PAM    PAM    PAAAM!!!!

Tres golpes secos en las puertas de metal de San Cayetano. Tres minutos, y una llamada telefónica al sacristán. Sonrisas, apuntes del respetable, comentarios, fotos, imaginación, pasan los tres minutos, o los que quisieran ser, y se abren las puertas que dan lugar al foro y sepulcro de la Semana Santa de Zaragoza.

Tres golpes secos a las puertas de la curiosidad, del detalle y de la anécdota. Paseo matinal de Cuaresma, conociendo a solas lo que esconden las Iglesias cuando nadie mira. Paseo primaveral en Febrero, mientras toda la península se enfrenta a una ola de frío. En Zaragoza se llevan los extremos, como hemos aprendido, bronce o cartón pluma, alabastro o mármol negro de Calatorao.

La mañana de la Ruta Cofrade  de Zaragoza descubre claros entre las nubes, desde San Felipe, a las diez de la mañana. A las diez de la mañana se presenta un torbellino de información al grupo disgregado frente a las columnas salomónicas de la barroca parroquia que está en la plaza más bella de la capital del cierzo. El torbellino de información arrastra bolsas, bolsos, plastificadas noticias y fotos, se envuelve al cuello una bufanda, de lana, morada nazareno, morada cuaresma. Ojos vivos, verbo rápido que demuestra que el cerebro excede los límites de velocidad. Síntoma inequívoco del deseo y las ganas de contar y la prisa por llegar a Santiago antes de la una. Lo que sumaría una hora y media excediendo el límite propuesto por el patronato de turismo.

Al llegar a Santiago, las tres horas se han hecho cortas. Porque no existe el tiempo cuando se habla de Pasión, y porque el torbellino Rosa María Enguita te conduce magistralmente por su propia Gran Vía emocional, que para ella, y para los miles, es la Semana Santa.
Digo "magistralmente" sin temor a exagerar. Es maestra porque sabe, y porque enseña con pasión. Porque lo cuenta. Porque lo canta. Porque crees, y porque sí. Y porque las cosas hay que decirlas.

Rosa Enguita delante de su Soledad


El torbellino ama la Pasión, al Patriarca Joaquín, y a su Virgen de los Dolores ( la de Palao, y la de Calero), glorifica al resto de cofradías y hermandades, rivaliza. Vamos, como tú y como yo. Y habla sin complejos de lo que le gusta, y de lo que sabe. Vamos, como tú y como yo.

Y aquí mi primer, y constante palo a Zaragoza Turismo. Quienes escurren el bulto y se avergüenzan de la religión y la fe cuando venden su producto en castellano,inglés o chino, en un maravilloso vídeo. Ni una sola mención a Cristo, vaya a ser que se moleste quien quiera. Así mismo sucede con los toros, mejor no mencionar nada, permítanme la licencia.
El vídeo nos lo proyecta en una televisión, dentro de Santo Tomás, el hermano mayor del Prendimiento. Deseada sevillanía en otro valle. En la escolapia y bellísima iglesia, donde otrora rezara Goya por ser su escuela, pudimos ver también una representación del Silencio, escuchar jotas y oler incienso. Un par de chinos que se encontraban entonces allí, bajaron su cámara y escucharon, vieron y olieron. Y supieron qué es la fe, doy fe de ello.  Esto nos recordó a todos por qué nos habíamos levantado temprano ese sábado. Y continuamos.

Desde el Ecce Homo de 1485 y sus matracas hasta el coloso de Bueno en Santiago.

El sábado de ruta cofrade sabe a mucho, sabe a dar las gracias. Sabe a sol después de lluvia, Sabe a madera de flandes, a Sangre de Cristo, a María Blánquez y los sitios, a Juan de Lanuza, a polvo y mármol, sabe a sabia, sabe a ganas, sabe a vidriera, sabe a los churros del desayuno y a los vinagrillos del vermú que me tomé con mi mejor amigo, al que cada vez le pica más la Santa Semana, y al que le va a nacer su vida en plena Pasíon  y de esa forma le quedará para los restos que al alba nace esta que nombro , y al alba murió Cristo para los restos, y para que cada año le recordemos a la humanidad su vida. Le pese a quien le pese. Y que al son de una llamada PAM   PAM   PAAAAM se levanta el telón de este blog, un año más.







Pasen y disfruten.