martes, 11 de abril de 2017

Martes Santo de Lágrimas.

Y al fin es Martes Santo.






Y llegó el día, un año más. Un nuevo martes de Lágrimas.

El largo viaje de Nuestra Madre buscando a su hijo, nuestro Señor, que aguarda dentro de Santa Isabel de Portugal. Un martes más para llegar a cristo , por María.

Un martes más se teñirá Zaragoza de sur a a norte , de morado y blanco.

De insinuantes eses cargados, de eses surcando las calles , las eses silbantes como cuando dices " seguro que así se hacía antes" . Como las de las Lágrimas de Nuestra Señora surcando sus mejillas. Esas lágrimas que no saben a sal, sino a cristal sopladas en la fragua de Vulcano, donde nace el dolor, llenas de pena y amor, saben  esa desesperación sabida de la que ha visto perder la vida a su hijo y no guarda rencor.

Un año más los hijos del viento salen a la calle.


Contra el viento y las mareas. Ambos quisieran tumbarnos.


Hoy los hijos del viento saldrán a la calle , a golpear con sus mazas y baquetas y llamar con sus corazones a las mismísimas puertas del cielo, para clamar ante el mundo entero que  su ruido es la forma que tiene este pueblo de rezarle a Jesús, el  que fuera nazareno.
Hoy el cierzo se llevará los sones y los esparcirá por los rincones de la ciudad que quiero.

Hoy,  y el Jueves Santo, los hijos de aquellos Luises cumplirán con honor lo que prometieron.
Sacar a la calle los misterios para que recen aquellos que nunca antes quisieron, o a los que se les olvidó hacerlo, es la misión.

Y aquí un nuevo Cirineo para ayudar con ello , ayudar a mis hermanos y hermanas, los hijos del viento. Honrados cofrades del valle del Ebro.













No hay comentarios:

Publicar un comentario